14 de noviembre de 2014

Oportunismo o Corrupción

Estas serán las únicas opciones que tendrán los trabajadores de la Junta de Extremadura en las próximas elecciones sindicales, siendo la frontera entre ambas bastante  difusa y aunando frecuentemente algunos individuos  y organizaciones los dos conceptos.

Desde CSU-Extremadura hemos hecho todo lo posible, realizando un enorme esfuerzo personal y sindical por conseguir poner en pie una alternativa a los “sindicatos” mayoritarios.

Hasta octubre habíamos acordado la concurrencia en coalición con el sindicato SIP. Dicho sindicato rompió de forma unilateral y arbitraria, incumpliendo los acuerdos adquiridos de presentación en coalición, después de haber participado ambos sindicatos en la formación de candidaturas.

Considerando que todas las firmas recopiladas por ambos sindicatos lo fueron para una coalición y no para cada uno de los sindicatos por separado, creemos que la utilización de estas para presentar una candidatura propia es un auténtico fraude a quienes se prestaron a formar parte de la candidatura de coalición y a los trabajadores de la Junta en general.

Queremos manifestar a todos aquellos que aceptaron presentarse en las candidaturas sindicales pensado en que CSU-Extremadura iba a formar parte de ellas, que estamos completamente desvinculados de dichas candidaturas.

Con esta experiencia hemos aprendido que determinados “sindicatos alternativos” no son para nada diferentes a los oficiales y que en realidad su objetivo final y único es obtener delegados y por ende liberaciones y subvenciones, un “quítate tú para ponerme yo”, y que ese “sindicalismo” de gestoría barata e “informativa” y “pasteleo” es incompatible con el verdadero sindicalismo reivindicativo y de clase que los trabajadores necesitan.

Con este panorama, los próximos cuatro años serán especialmente duros para los trabajadores de la Junta de Extremadura. Se seguirá perdiendo poder adquisitivo (más de un 65% en los últimos 25 años), continuará el proceso de privatizaciones y externalizaciones y persistirán el abuso, la prepotencia y la chapucería de la administración con respecto a los procesos de oposiciones y concursos de traslado y ascenso.

Desde CSU-Extremadura insistimos en que no hay atajos ni soluciones mágicas. Tampoco existen los “mesías salvadores”. Solo los propios trabajadores, organizándose y movilizándose, pueden revertir esta ofensiva que nos está llevando al precipicio.

¡Organización, Unidad y Movilización!

¡Por la recuperación del Sindicalismo Reivindicativo y de Clase!

No hay comentarios: