26 de octubre de 2010

El cuento de las oposiciones de la Junta


“Érase una vez unas oposiciones que convocó la Junta de Extremadura con muuuchas plazas”. Así debiera haber empezado la reciente convocatoria de plazas del personal laboral de la Junta de Extremadura, porque esto ya parece un cuento para niños. Convocan a bombo y platillo 558 plazas. Dejan para convocar más adelante unas 40 más y, todo ello, ¡qué casualidad!, unos meses antes de las elecciones autonómicas y locales.

Rememoremos el cuento: las últimas oposiciones del personal laboral de la Junta se convocaron el 29 de diciembre de 2006, es decir, ¡qué casualidad!, unos meses antes de las últimas elecciones autonómicas y locales como con éstas. ¡Cuántas coincidencias!

Con esta convocatoria parece que se están creando plazas en el sector público extremeño. Es un cuento: en realidad se destruye empleo público de una forma lenta. Para que el número sea más abultado, de convocar plazas de la oferta pública de un año, pasaron a realizarlas de dos en dos, para terminar convocándolas de tres en tres como ahora. De estas 558 plazas correspondientes a las ofertas de los tres últimos años (2007, 2008 y 2009) pocas son de nueva creación. Se trata más bien de ofrecer plazas ya ocupadas por personal laboral temporal. El resultado es que estas plazas temporales se trasforman en fijas, pero de cara a la galería parece que crean empleo.

No sólo no crea empleo público la Junta, sino que no se reponen bajas laborales. Además, el goteo continúa con las amortizaciones, como las que se plantean ahora en la modificación de las relaciones de puestos de trabajo de Vicepresidencia 1ª, de Vicepresidencia 2ª y Consejería de Economía, Comercio e Innovación y del SEPAD.

El cuento continúa con los sindicatos domésticos (CC.OO., U.G.T. y C.S.I.F.) que, agradecidos por las importantes subvenciones recibidas, no realizan una denuncia pública contundente por las exiguas plazas convocadas, por no morder la mano que les da de comer.

Esperemos que todo este cuento que se montan entre unos y otros termine algún día así: “y colorín colorado, el cuento se les ha acabado”.


Aquí escribes el resto del post.

No hay comentarios: