10 de febrero de 2010

Huelga en Grecia contra las políticas antipopulares


Gobierno socialdemócrata arremete contra los trabajadores.

Atenas, 06 feb, 2010, Tribuna Popular TP.

Tras 100 días de gobierno del Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), el pueblo se enfrenta a la rebaja salarial por medio del recorte de beneficios, el incremento de los impuestos de las carreteras y de los peajes.

Además, el gobierno socialdemócrata ha lanzado un ataque a los derechos de la seguridad social, empezando por el incremento de la edad de jubilación hasta por 15 años y que afecta particularmente a jóvenes y mujeres. Además, el programa de estabilidad incluye el saqueo al pueblo durante tres años. Al mismo tiempo, trata de subir los impuestos indirectos y el IVA mientras que promueve rebajas fiscales para el gran capital.

En enero pasado, el Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME, por sus siglas en griego) celebró una reunión ampliada del Comité de Coordinación Panhelénico con la participación de 300 sindicalistas de todo el país, así como de los principales sectores de la producción. Tras la reunión, el PAME hizo un llamamiento al pueblo a incrementar su lucha contra el gran ataque del gobierno "socialista" del PASOK, apoyado por la oposición liberal de Nueva Democracia (ND).

Con la huelga del 10 de febrero, el PAME intensifica su acción en favor de una lucha colectiva contra la impunidad empresarial en los centros de trabajo (despidos, cambios en las relaciones laborales, retrasos en los pagos, etc.).

El objetivo es fortalecer a los sindicatos clasistas para que señalen los problemas del pueblo trabajador y organicen luchas para su solución; intensificar la lucha contra la ideología burguesa y los argumentos para el fortalecimiento político e ideológico de los trabajadores, contra el fatalismo, la manipulación y el compromiso; para forjar una unidad y solidaridad de clase que ponga el acento en la necesidad de reforzar la orientación política de la lucha; para organizar la lucha como una lucha de clase contra clase.

El PAME hace un llamamiento al pueblo trabajador en todo centro de trabajo para que organice la resistencia de la clase obrera, para que rechace esta nueva ofensiva antipopular y luche por una verdadera subida de salarios, por el empleo permanente y estable con derechos sociales.

Hace un llamamiento a las federaciones, a los Centros de Trabajo, a los sindicatos, para que organicen reuniones de sus órganos, asambleas generales, encuentros, debates en los centros de trabajo, reuniones de comités de lucha para discutir sobre las conclusiones obtenidas de la huelga anterior. Hace un llamamiento a un contraataque general junto con los autónomos, los pequeños y medianos agricultores para dar una respuesta firme a los planes de los monopolios, el gobierno y la UE.

Hace un llamamiento al pueblo trabajador para que rechace las posiciones y la postura de las cúpulas sindicales pactistas como las de la Confederación General Griega del Trabajo (GSEE-ADEDY). Su participación en el diálogo social junto a la Asociación de Empresarios Griegos y el gobierno está totalmente opuesta a las necesidades e intereses de la clase obrera. Sirven y ocultan la política del gobierno y los empresarios. Esto se demostró en la última huelga del 17 de diciembre de 2009, cuando el presidente socialdemócrata de la GSEE animó a los obreros que rompieran la huelga.

Una serie de organizaciones sindicales tales como la Federación de trabajadores de la industria alimentaria y de bebidas, de empresas de artes gráficas, la federación de contables, la federación de trabajadores de la construcción y el Centro de Trabajo de Larissa, ya han decidido participar en la huelga. Igualmente ha hecho el sindicato de Trabajadores del Metal y la lista crece día tras día.

No hay comentarios: