18 de junio de 2009

Manifestación unitaria de este sábado 20 de junio en Avilés, Asturias



Las cosas van muy mal. En la comarca de Avilés tenemos 15.000 personas en paro, en Asturies vamos camino de las 100.000 y en el Estado español pasamos de los 4 millones.

Los despidos se cuentan por millares, los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) por docenas y el 35% de los parados y paradas ya no cobran nada.

Hace unos meses, el Consejero de Trabajo, Graciano Torre, llamaba “salvajes” a los trabajadores de Asturmasa porque la huelga que tenían prevista podía provocar la parada de un alto horno de Veriña. Ahora, Arcelor no sólo paró ese mismo horno, sino que también paró la mitad de las baterías de cock, forzó un ERE a la totalidad de la plantilla, congeló los sueldos y está iniciando un proceso para prescindir de todas las empresas auxiliares. ¿Quién es ahora el salvaje?. Hacer una huelga para defender el puesto de trabajo no es ninguna salvajada, la verdadera salvajada es ser Consejero de Trabajo y dar la espalda a miles de trabajadores que se enfrentan al paro y la pobreza.

Pero no es sólo Arcelor, Cristalería intenta implantar su tercer ERE y cerrar el Laboratorio, Alcoa va a congelar los sueldos varios años y ampliar la jornada laboral, DuPont va a reducir su plantilla, en la Asturiana de Zinc la defensa de un convenio justo conlleva juicios y represión para los trabajadores, Aleastur acaba de presentar un ERE que se suma a muchos otros como el de Daorje, en empresas como Mecafran, con carga de trabajo asegurada para varios años, se están echando horas extras sin control, en el Ayuntamiento de Avilés el conflicto entre los monitores monitoras de las piscinas y el Gobierno municipal sigue abierto, el sector de la pesca se va hundiendo poco a poco, los comercios cierran uno tras otro, la construcción ya perdió miles de empleos y en la hostelería las condiciones laborales son cada vez más precarias.

Sin embargo, la crisis no tiene las mismas consecuencias para todo el mundo por igual. El paro crece descontroladamente, los salarios no llegan a fin de mes, muchos trabajadores/as agotan la prestación por desempleo, pierden sus viviendas y ya empieza a faltar la comida en muchas casas. Pero, mientras tanto, los bancos publican beneficios multimillonarios y siguen recibiendo miles de millones de euros del dinero público.

Y, aprovechando la situación, la gran patronal y sus gobiernos intentan llevar adelante una reforma laboral para conseguir el despido gratuíto, la congelación de sueldos, el aumento de la jornada laboral, el retraso de la edad de jubilación y la reforma del sistema de pensiones.

Pero el problema de fondo es, sin duda, el modelo de producción capitalista, basado exclusivamente en el crecimiento económico a toda costa, para el beneficio de unos pocos. Es necesario cambiar este sistema de producción por otro distinto, cuyo fin sea repartir la riqueza y satisfacer las necesidades humanas.

No podemos dejar que las cosas continúen por el camino que llevan. Es necesario que nos movilicemos, que salgamos a la calle y avancemos hacia una huelga general, como herramienta para garantizar:-Trabajo digno para todas y todos.-Si no hay trabajo, prestación por desempleo indefinida.-Renta básica indefinida.-Salarios y pensiones mínimas de 1.000 euros.-Derechos básicos para todas las ciudadanas/os, garantizados por el Estado (alimentos, salud, vivienda y educación).-Nacionalización de la banca.

CONVOCAN: trabajadores de TSK, de Mecafran, de Aleastur, de la hostelería de Avilés, monitores/as de las piscinas de Avilés, despedidos de Daorje, CSI-Arcelor, Corriente Sindical d’Izquierda, Partido Comunista de Asturias en Avilés, Partido Comunista de Asturias en Corvera, Andecha Astur, Partido Comunista de los Pueblos de España, Colectivos de Jóvenes Comunistas, Unidá Nacionalista Asturiana, Unión Proletaria, El Militante, Sindicato de estudiantes, Unión de Juventudes Comunistas de España.

A esta convocatoria se sumaron también los trabajadores de la empresa KONECTA y el sindicato CGT."

No hay comentarios: