3 de junio de 2009

Los ere’s como fracaso y peligro para los trabajadores



El pasado día 26 de mayo, y tras 21 días de encierro en los astilleros de Gijón, los trabajadores prejubilados dieron fin a su lucha tras ser depositados 21 millones de euros y suscrita una póliza con una aseguradora que garantizaba sus pagas hasta su jubilación definitiva a los 65 años.

Cuando a finales del pasado año, Pymar (Pequeños y Medianos Astilleros en Reconversión) decidió cerrar Naval Gijón, los 71 trabajadores prejubilados en 2005 y los 54 en 2008 quedaron sin garantía alguna para cobrar sus sueldos. El cierre se había fijado para el 31 de mayo y los afectados decidieron un encierro indefinido, encaramándose en lo alto de las cuatro grúas que todavía permanecen en el lugar e inexpugnables para la policía, hasta que no se presentasen los avales y el depósito del dinero necesario.

Solo la presión de los propios afectados ha conseguido una solución favorable para ellos. Y no lo han tenido fácil. Los Astilleros de Gijón fueron una próspera industria que ha terminado desapareciendo y ha sido el fruto de las privatizaciones llevadas en España en diferentes ámbitos del sector público. Privatizaciones que han conllevado el cierre de plantas y el despido de miles de trabajadores. Ahora, los inmensos terrenos al borde del mar, 22,000 metros cuadrados, esperan para convertir esos miles de puestos de trabajo en fructíferos solares en manos de especuladores.

Toda esta maniobra ha sido realizada por el gobierno “de izquierdas” del Ayuntamiento de Gijón y el Principado de Asturias (PSOE e IU) y con la connivencia de la burocracia de los sindicatos CCOO y UGT que han dejado en la indefensión a cientos de trabajadores y sus familias. La única salida que han dejado a estos compañeros ha sido la toma de los antiguos astilleros para reivindicar y exigir esos acuerdos a los que les obligaron a acogerse. La respuesta fue el envío a los astilleros a la policía para reprimir violentamente el derecho que estos compañeros tenían a exigir sus derechos o la orden por parte de la Delegación del gobierno de “Mister Represor” Trevín de cortar el agua y la luz y a lo que se negaron los trabajadores de la empresa municipal. Una represión con todos los medios a su alcance hacia los encerrados, pretendiendo convertir en desorden público lo que no era más que una reivindicación esencial de unos trabajadores forzados a la prejubilación que se quedaban, literalmente, la mayor parte de ellos, a merced del salario social de 431 euros, todo ello, después de más de 30 años de cotización a la Seguridad Social.

Desde la Coordinadora Sindical de Madrid nos unimos a la lucha de los compañeros de Asturias. No podemos permitir que nadie juegue con nuestro trabajo, con nuestros derechos, con nuestro salario y con nuestras familias. El cierre de los astilleros al margen de la voluntad de los trabajadores ha dejado a estos en la más absoluta indefensión. Su combatividad es digna de elogio y solo ella ha conseguido que se depositaran los avales antes del cierre definitivo que garantizaran sus salarios.

Por otro lado, denunciamos la continua provocación hacia los trabajadores de los astilleros que se ejerce desde las diferentes administraciones públicas, con unos gobiernos que se dicen de izquierdas pero que no tienen reparo alguno para enviar a la policía antidisturbios para reprimir las justas reivindicaciones de los compañeros prejubilados. Asimismo repudiamos la actitud de las cúpulas sindicales de CCOO y UGT que han tratado de intoxicar a la opinión pública con mentiras que criminalizaban a los compañeros encerrados y ante la que tratan de justificarse. Su firma les hace responsables directos del desmantelamiento de los astilleros y de la destrucción de miles de puestos de trabajo.

Y, finalmente, mostrar nuestra satisfacción porque, una vez más, la Corriente Sindical de Izquierda (y otras organizaciones políticas y sociales) han apoyado decididamente la movilización mostrando de nuevo que, también en momentos de crisis, la respuesta de los trabajadores a ésta debe ser un sindicalismo de clase y combativo, unido a la más amplia solidaridad social.


Coordinadora Sindical de Madrid: Plataforma Sindical (EMT); Comisión Trabajadores Asamblearios (Iberia); Alternativa Sindical de Trabajadores (Telefónica); Sindicato Autónomo de Trabajadores Nueva Plataforma (Casa de la Moneda); Colectivo Obrero Popular (Roca); Plataforma Sindical (Etasa); Sindicato Unitario; Sindicato Unitario Independiente de Trabajadores (Hotel Meliá); Plataforma Sindical Independiente (Blas & Cía).

Coordinadora Sindical de Andalucía: Sindicato Unitario (Huelva); Sindicato Democrático de Trabajadores; Coordinadora de Trabajadores Andaluces.

Coordinadora de Trabajadores del País Valencià.

Trabajadores Unidos de Valladolid.

Central Sindical Unitaria de Extremadura.

No hay comentarios: