19 de mayo de 2009

Por fin se fue... Rosa Aguilar cambia de sillon en menos de 12 horas


Por Paco Moro Fernández - CTA Córdoba


En el estilo más clásico de cualquier artículo de opinión, se podría decir, que; "aunque nunca fue más esperado la sorpresa saltó".

Efectivamente, el pasado día 23 de abril Rosa Aguilar anunció ante los medios de comunicación su propósito de aceptar la propuesta realizada por José Antonio Griñan, candidato entonces y hoy Presiente de la Junta de Andalucía. Para ello dejaba todos los cargos orgánicos de los que hasta entonces había sido su organización; Izquierda Unida, y también el cargo que consiguió como candidata de I.U. a la Alcaldía de Córdoba.

Evidentemente muchos ciudadanos sabíamos que Rosa Aguilar estaba esperando la negociación oportuna con el PSOE para cambiar de aires, pero efectivamente su cambio ha sido sorpresivo por varias causas.

Rosa Aguilar había aceptado siempre todos los cargos de dirección que Izquierda Unida le había ofrecido, si bien no acepto ser la Coordinadora General y así no asumir la quema que la coalición estaba sufriendo electoralmente. Ello dañaba su imagen. Siempre se mantuvo en el poder de la coalición aunque a la sombra; fue Vicecoordinadora General y en este último mandato responsable de relaciones Institucionales de la organización, además de algunos cargos de alta dirección que ocupo incluso en el PCE.

Lo que algunos esperábamos, es que esta señora dejara de ser afiliada a Izquierda Unida, del PCE ya dejo de serlo (por cierto sin dar ni una sola explicación pública), dejará también la Alcaldía y pasados algunos meses realizará el salto al sillón del PSOE.

Pero ella, que tantas lecciones de moralidad nos da en la cadena SER, lo ha hecho de otra forma, ha estado sujeta al sillón de la Alcaldía, hasta que Zapatero ha decidido que los votos de I.U. no los quiere ya prestados sino que les hace falta directamente para gobernar, y sin soltar un sillón se ha agarrado al que más le convenía personalmente y en menos de doce horas cambiaba de promesa y prometía el cargo en el Gobierno de la Junta de Andalucía.

Pero además esta operación no es espontánea como se no presenta ni mucho menos, es una decisión perfectamente perfilada y que tiene su alevosía, no se si nocturnidad. Se ha situado en el sillón difícil de perder, puesto que en el Gobierno de la Nación es posible que Zapatero pierda las elecciones, el Gobierno Municipal más que probable que también las pierda, pero la Junta de Andalucía es muy difícil que el PSOE la pierda.

Por lo tanto, ha quedado perfectamente situada para seguir inaugurando puentes, salir en los medios de comunicación con "buenas obras", cuando le apetezca, eso si con dinero público y poder acceder a la presidencia de la Junta de Andalucía y a cualquier cargo ministeriable del Gobierno cuando sea oportuno. Por lo tanto de improvisación nada de nada.

Lo que no tiene nada de sorpresivo en su decisión es su propio currículo. Rosa Aguilar en el año 2001 promueve la privatización de los cementerios municipales a través de la creación de una empresa Sociedad Anónima con capital municipal y los deja perfectamente preparados como para cuando entre la derecha que se puedan terminar de privatizar.

Rosa Aguilar, permite que Rafael Gómez (afamado empresario cordobés) construya ilegalmente en terreno rustico, (unas naves para el almacenamiento de productos chinos), sin proceder a la paralización de las obras, es cuando salta la presunta implicación del mencionado empresario en el caso Malaya cuando se comienzan a realizar gestiones respecto a esta obra ilegal, repito una vez concluidas las obras y demolida una torre de la antigua empresa COLECOR que tenía valor arquitectónico y cuya demolición estaba prohibida.

No para ahí la cosa, sino que esta misma Sra. acepta y promueve el “consenso” entre todas las fuerzas políticas de la ciudad (algo nada difícil si se trata de favorecer a uno de los grandes capitales de Córdoba) para el desmontaje de una zona de alto valor ecológico como es la “carrera del caballo” de la Sierra Cordobesa, donde con los bulldog se tiraron abajo encinas de más de quinientos años de vida y fueron miles de encinas y de monte, lo que se destruyo para que este empresario pudiera vender todo un barrio de chalet y casa adosadas, todo ello aprobado en el Plan General de Ordenación Urbana con el visto de bueno de la Junta de Andalucía (no faltaba más).

Lo mismo ocurrió con la urbanización de Alcolea de Córdoba “El Sol” donde también se ha promovido la construcción de chalet, destruyendo un espacio natural de alto valor ecológico.
A Rosa Aguilar y a sus socios de Gobierno le debemos el atropello urbanístico del nuevo puente sobre el Guadalquivir de Miraflores, después de que uno de sus antecesores rechazará el puente de Calatrava, construyen un puente con un peralte innecesario, elevado de cotas y que oculta la perspectiva del puente romano. Desastroso.

Cuando toda Izquierda Unida estaba haciendo campaña en contra de la construcción de la Unión Europea del capital y de la instalación del euro como moneda única en la noche del 31 de diciembre en el cambio de año del 2001 al 2002 Rosa Aguilar promueve que el Ayuntamiento de Córdoba en la fiesta de la ciudad de fin de año sea un motivo de exaltación del euro.
Cuando la Guerra de Irak, Rosa Aguilar hace una invitación pública a los generales de la OTAN para celebrar una cumbre en Córdoba, en plena Guerra de Irak, que provoca que el propio Coordinador Local de Izquierda Unida diga en los medios de comunicación que si hay manifestaciones contra esa cumbre él estaría al frente de ellas.

Más recientemente Rosa Aguilar, a pesar de ser apoyada por Izquierda Unida en la gestión municipal y como elemento más representativo electoralmente de la coalición, no hace campaña a favor de I.U., es más en pleno periodo electoral se presta a salir en las fotos con los ministros del PSOE, mientras niega su participación en cualquier acto electoral de la coalición.
Después de las elecciones generales Rosa Aguilar dice públicamente que no ha votado a la lista de su coalición en el senado y que ha votado al PSOE, a pesar de esto, I.U. busca un equilibrio imposible y también le consiente esto.

Rosa Aguilar ha elaborado las listas electorales prácticamente a su antojo, impidiendo que en ellas participe el principal partido de la coalición; el PCE. Rosa Aguilar ha reducido la actividad de Izquierda Unida a su papel institucional en el Ayuntamiento de Córdoba.

Rosa Aguilar deja el Ayuntamiento de Córdoba endeudado, con proyectos que le van a costar a la ciudad más de lo que esta puede pagar, como la construcción del Palacio del Sur, donde antes de poner la primera piedra se han invertido más de doce millones de euros. Un aeropuerto que va a ser reconstruido en la cota más baja del extrarradio de la ciudad y que va a tener un uso muy limitado, con una ciudad embarcada en un proyecto que nadie se cree como el de ciudad europea de la cultura 2016 y en el que también se ha invertido una buena cantidad de millones de euros.
Nada que hablar de los procesos de acceso a los puestos de trabajo de la administración pública, puesto que tendría que escribir un libro.

La ley de grandes ciudades sólo le ha servido para cargar sobre las arcas municipales decenas de asesores (agradecidos) con sueldos muy por lo alto de los de la Junta de Andalucía y que en algunos casos su sola intervención en el Ayuntamiento de Córdoba es desconocida.

Podría seguir poniendo argumentos y razones sobre su comportamiento en todo momento falto de respeto con su propia organización, nada comprometida con la ciudadanía cordobesa y muy comprometida con los intereses de la gran burguesía cordobesa. Me viene al recuerdo cuando fue nombrado como sustituto de Rafael Castillejo al frente de Cajasur el hijo de Cruz Conde y a esta Sra. le pareció magnifico.

Izquierda Unida si tiene una responsabilidad con su electorado y es que ha sido consciente de que la política de esta ciudad ha sido de derechas y que la ha hecho alguien que se presentó en su candidatura y no ha tomado medidas a pesar de todas sus infidelidades políticas que además han estado en el terreno de la pura provocación.

Para colmo Rosa Aguilar ha concurrido a las elecciones a la alcaldía de Córdoba en tres ocasiones de las cuales dos ha perdido ante la derecha por goleada, por lo tanto, su política no será tan competitiva con la derecha como para marcar un estilo de izquierdas donde ambas políticas se diferencien. Estoy plenamente convencido que su política lo ha hecho y lo que hará en el futuro será darle votos a la derecha.

Andrés Ocaña candidato sustituto de Rosa Aguilar en la alcaldía de Córdoba, es el único miembro del Gobierno Municipal que hasta este momento ha mostrado una actitud comprometida en algunos casos con los trabajadores, sin embargo, comete un grave error al heredar de Rosa la semilla neoliberal de Alfonso Igualada, político neoliberal que representa los intereses de la derecha cordobesa desde hace muchos años en el Ayuntamiento de Córdoba y elegido como Concejal a dedo por la ley de grandes ciudades.

Rosa Aguilar tiene dos cualidades, todo no iba a ser malo, es trabajadora y muy autodisciplinada en su trabajo. Pero su imagen pública la intenta rellenar de glamour y de una cierta filosofía cristiano humanista (demócrata cristiana) que en nada se corresponde con los intereses de la clase trabajadora. No olvidemos que en la última campaña electoral reclamo para sí el voto de los electores de Adolfo Suárez, posicionándose ella en el centro derecha política. El escándalo fue tal que el propio hijo de Suárez intervino en la campaña electoral de a las municipales en Córdoba.

Lo único que había que tener claro en la cabeza de quién se mete a dirigir es que Rosa Aguilar sólo tiene un proyecto es un proyecto de su propia proyección personal en política y ese único proyecto se llama Rosa Aguilar.

No hay comentarios: