6 de marzo de 2009

La crisis que sufrimos los trabajadores por el robo de los ricos



Resulta sorprendente, después de los grandes beneficios del 73% de la banca y de las grandes empresas, entre los años 1996-2006, y en el año 2008 de 7000 millones de euros del banco Santander y de 5500 millones de € del BBVA, que como consecuencia de su restricción a la hora de ofrecer créditos para las inversiones, la economía haya sufrido un fuerte parón. Quién sufrimos las consecuencias de esta crisis creada y provocada por la banca y el sistema político que la representa y ampara, somos los trabajadores que estamos siendo arrojados por miles diariamente al paro.

El Gobierno de Zapatero no ha “sabido” entender las necesidades de la población del Estado Español. En lugar de avalar a los trabajadores hipotecados para adquirir sus viviendas, en lugar de avalar líneas de crédito para incentivar la creación de empleo. El Gobierno ha avalado a la gran banca con una inversión de 150.000 millones de euros, o lo que es lo mismo con 25 billones de ptas. El déficit de las arcas públicas en beneficio de los ricos, de la banca, de los grandes empresarios y especuladores, está siendo descomunal, mientras dichas medidas no están teniendo ninguna repercusión positiva sobre la población trabajadora.

Los empresarios están utilizando el periodo de la crisis:

a) Para despedir a miles de trabajadores con el objetivo de reducir fraudulentamente las cuantías por despido, ya que las indemnizaciones “por causas objetivas” son de 20 días por año, con un máximo de 12 meses, mientras que los despidos improcedentes son 45 días por año y hasta completar un total de 42 meses para todos aquellos contratos fijos que tengan una cierta antigüedad.

b) Desregular la jornada laboral, con objeto de que no exista una jornada diaria fija, ni cuadrantes anuales, ni 12 horas entre jornada y jornada, ni jornada máxima de 40 horas semanales.

c) Ir a una negociación colectiva centralizada en ámbitos de comunidades autónomas o a nivel estatal con objeto de precarizar aún más las condiciones de trabajo. Dejando la negociación en manos de las cúspides sindicales de los sindicatos fuertemente subvencionados por el estado y anulando la participación de los trabajadores en el proceso de convenios.

Zapatero sólo habla de confianza y también ha manifestado que no dejará a ninguna familia tirada. Por parte de la Coordinadora de Sindicatos de Clase, no existe ningún tipo de confianza ni en la soluciones que puedan dar los capitalistas ni en las que está dando el Gobierno. Puesto que ayudar a los ricos no es la función del estado. Y tener casi tres millones y medio de parados, dos millones de pensionistas que cobran menos de 400€ al mes, es dejar tirados a millones de trabajadores y en la calle a muchas familias que pierden su vivienda porque se la quitan los bancos.

El sistema capitalista ha fracasado, los ricos son más ricos y los pobres más pobres, los trabajadores en general nos vemos con graves problemas, hipotecas, desempleo, despido libre, precariedad laboral, subida de precios de las eléctricas y servicios básicos, subida de los alimentos…

Pero a la patronal, al presidente del Banco de España, a la minoría que ha usurpado el control de la riqueza y que son los causantes únicos de la crisis con la especulación, la corrupción y la práctica del robo masivo a la población, no les basta con la tragedia que están causando ¡Quieren ganar más! Y reclaman como auténticos ladrones de cuello blanco: abaratar el despido y que aunque ya es libre, pretenden que sea gratuito, exigiendo flexibilizar las causas para conseguirlo.

La solución pasa por nacionalizar la banca, pero no sólo en tiempos de crisis, sino también en tiempos de beneficios. Y hacer públicas las grandes empresas que forman parte de los sectores estratégicos de la economía. Pero no como ahora que se hacen privados los beneficios y se paga con dinero público las “pérdidas” que no han tenido.

Para ello, los trabajadores, tenemos que pensar en movilizarnos. Y si los Sindicatos oficiales están comprados y amordazados por la patronal y el Gobierno. Seremos los trabajadores construyendo el Sindicato de Clase (Coordinadora de Sindicatos de Clase C.S.C.) quién lo tengamos que hacer.

Nacionalización de los sectores estratégicos de la economía incluidos los grandes latifundios, parada inmediata a los ERE’s fraudulentos, que son la inmensa mayoría, freno a la contrarreforma laboral que reclaman contra los trabajadores los sectores más reaccionarios del capitalismo, como el presidente del Banco de España y la cúpula patronal entre otros, pero no solo debemos movilizarnos para poner el freno a las agresiones empresariales exigiendo la nacionalización de los grandes sectores económicos. También exigimos más derechos para los trabajadores, como el derecho de asamblea, reunión, manifestación y huelga, cuestionados por los poderes públicos y los empresarios. Contrato indefinido, salario digno (1200€ mínimo), pensión mínima igual al salario mínimo, subsidio de desempleo para los que no tengan trabajo. No al despido libre, readmisión y amnistía para todos los despedidos y represaliados por reivindicaciones sociolaborales.

Hace falta un Estatuto Obrero que recoja nuevos derechos para la clase trabajadora, que incluya los derechos de vivienda, educación y sanidad de calidad para todos.

Como lo que reivindicamos son cuestiones de fondo, que afectan a la inmensa mayoría de los trabajadores y capas populares, es importante discutir de movilizaciones, donde los trabajadores tomemos la iniciativa y comencemos a organizar un proceso que conduzca a la huelga general. Una Huelga General que abra el camino a un cambio profundo en el que, los que trabajamos ocupemos el lugar que nos corresponde y no como ahora que no contamos para nada, estando relegados al paro, la precariedad, a los bajos salarios y a la marginalidad social, mientras que los grandes parásitos y especuladores, como los grandes empresarios y banqueros, gozan de todos los privilegios a costa nuestra.

Ni un paso atrás. ¡Sobran los banqueros y especuladores, no los trabajadores!

Preparemos la movilización y la lucha para un cambio profundo que beneficie a los trabajadores y a las capas populares.

Marzo de 2009. Coordinadora Sindical de Clase

No hay comentarios: