9 de julio de 2018

REUNIÓN DE LOS SINDICATOS AFILIADOS A LA FSM EN EL ESTADO ESPAÑOL



 Compartimos el comunicado de los compañeros del FSOC sobre la próxima reunión de los sindicatos afiliados a la FSM y próximos que desde CSU-Extremadura suscribimos absolutamente

El próximo día 10 de Julio, se celebra en Madrid una importante reunión convocada por el Secretariado de la FSM, presidida por el Secretario General, el compañero George Mavrikos.

Después de algún tiempo de conversaciones y encuentros entorno a la posibilidad de dar forma a una realidad unitaria del movimiento sindical, esta reunión tratará de impulsar el reagrupamiento del movimiento sindical de clase en el estado español.

El FSOC, representado por su Secretario General, llevará a esta reunión nuestras posiciones respecto a la iniciativa unitaria, y la necesidad de fortalecer el sindicalismo de clase frente al oportunismo que representa CC.OO y UGT.

Es sobradamente conocido que el FSOC ha mantenido durante años, esta necesidad de reagrupamiento sindical. Esta cuestión ya ha sido planteada por nuestro Secretario General en diferentes ocasiones, a diferentes miembros dirigentes del movimiento sindical en el conjunto de pueblos del estado español, tanto en reuniones formales, como en conversaciones personales.

La unidad sindical, es un principio fundamental de nuestra organización desde el mismo momento de su fundación. Por lo que a esta reunión le otorgamos el máximo interés y ponemos en ella toda nuestra capacidad y disposición.

Sabemos que no será fácil y que nos encontraremos con dificultades en este camino, pero entendemos que ya es un éxito en si mismo, el que se pueda celebrar y que podamos reflexionar sobre la unidad del movimiento sindical.

Aún es pronto, como se entenderá, pero si logramos unificar en una Federación Sindical a los diferentes sindicatos del estado, se abrirá una importantísima expectativa, que podría empezar a poner fin a la hegemonía sindical de CC.OO y UGT.


Leer más...

14 de junio de 2018

Del Empleo Comunitario al PER, un retroceso catastrófico


El Empleo Comunitario fue un sistema de empleo social implantado en 1971 con el objetivo de evitar o amortiguar las protestas sociales de los jornaleros en Extremadura y Andalucía. Existía una situación de precariedad en este sector social, debido a la incipiente destrucción de cultivos sociales que generaban un alto nivel de desempleo y a los salarios miserables en el campo.

Este sistema de trabajo social estaba gestionado por los ayuntamientos y destinado a la realización de obras públicas. El Estado suministraba los materiales de obra y los jornaleros tenían derecho a trabajar durante 16 días mensuales, pudiendo trabajar durante los restantes 14 días por su cuenta en otros lugares.

La remuneración se fijaba por el correspondiente convenio provincial del campo. Extrapolándolo a la actualidad, un jornalero tenia garantizado unos ingresos mínimos de 617 euros (convenio del campo de Extremadura) o de 698 euros según el convenio del campo de  Córdoba.

Por otra parte, los trabajadores percibían también el beneficio adicional del resultado de las obras. Durante el tiempo que duró este sistema los pueblos de Extremadura y Andalucía experimentaron una transformación radical. Se pavimentaron las calles, se construyeron piscinas y complejos deportivos, se hicieron parques, se mejoró el alumbrado público, se extendió y mejoró el alcantarillado, etc.

Todo esto eran “resultados colaterales” para los gobiernos de la época, el objetivo principal era evitar revueltas sociales en el campo en un momento histórico de debilidad del régimen burgués. De hecho, los años 70 fueron donde se alcanzaron las mayores cotas de derechos sociales y laborales para los trabajadores, que tendrían su culminación en la Ley de Relaciones Laborales de 1976, donde, por ejemplo, se establecía la causalidad en el despido y la potestad del trabajador de ser readmitido en caso de despido improcedente. La indemnización por despido era de 60 días por un máximo de 60 mensualidades.

Sin embargo, este objetivo no solo no se cumplió si no que, al estar los trabajadores concentrados en tajos, facilitó su organización y conciencia de clase. En los años 70 y 80 se produjeron movilizaciones y una organización de los jornaleros sin precedentes.

En los últimos años de la década de los 70 y los años 80 del siglo pasado se procede a la reforma de un régimen debilitado y se afronta la creciente conciencia de clase y la progresiva organización de los trabajadores. El objetivo de esta reforma es garantizar la continuidad en el poder de la oligarquía y hacer su dictadura más eficaz, aumentando significativamente los niveles de explotación de la clase trabajadora. Nunca llegaron a imaginar hasta qué punto tendrían éxito.

En el campo surge la necesidad para el régimen de establecer un sistema que produzca los efectos contrarios al Empleo Comunitario. Y así surge el llamado PER (Plan de Empleo Rural), que sigue vigente aunque con otras siglas (AEPSA).

Este sistema consiste en un subsidio de desempleo durante seis meses con una remuneración del 75% del SMI (426 €). Se exigen una cantidad de peonadas cotizadas para acceder a este subsidio, en la actualidad son 20 por año.

El sistema se implantó en 1984 por el gobierno “socialista”. Se produjeron enormes movilizaciones en todo el territorio de Extremadura y Andalucía para impedir el cambio. Ocupaciones de fincas, cortes de carreteras, marchas, manifestaciones, etc., pero los llamados “sindicatos” oficiales terminaron por traicionar y vender a los jornaleros, aceptando el nuevo sistema. El nuevo Estatuto de los Trabajadores, aprobado en 1984, establecía  las subvenciones a los sindicatos mayoritarios, es decir, su adquisición por parte del Régimen.

En 1987 también se produjo una gran movilización de trabajadores agrarios solicitando la eliminación de las peonadas necesarias para acceder al subsidio y que culminó con una masiva marcha por Madrid, donde recibieron el apoyo entusiasta del pueblo trabajador de Madrid. Pero, una vez más, los burócratas corruptos de los sindicatos oficiales traicionaron y vendieron a los trabajadores. Aceptaron que el sistema siguiera tal cual.

Este sistema de subsidio agrario (PER o AEPSA), además de empeorar significativamente el nivel de vida de los trabajadores agrícolas, es un sistema corrupto y corruptor. En primer lugar, no significa lo mismo en cuanto a adquisición de conciencia de clase cobrar un subsidio que realizar un trabajo por el que eres remunerado. Pero es que la obligación de justificar las 20 peonadas es un arma en manos del terrateniente que chantajea al jornalero, que en muchos casos tiene que pagar su coste en cuanto a cotización a la seguridad social. Las peonadas se terminan comprando, dándose el caso paradójico de que un jornalero real no pueda conseguirlas, por negativa del terrateniente y por lo tanto no pueda acceder al subsidio y que por el contrario alguien que jamás haya trabajado en el campo (ni en ningún otro sitio) sí perciba ese subsidio porque ha comprado las peonadas o porque tenga familiares o amigos agricultores.

El cambio de sistema también acarreó otras consecuencias nefastas para los trabajadores del campo. Su conciencia de clase se desplomó y su capacidad de organización prácticamente desapareció. Las organizaciones sindicales que encabezaron las luchas jornaleras sufrieron una mutación drástica. CC.OO. del campo prácticamente desapareció y sus restos se asimilaron a la naturaleza corrupta y de servicio al Capital del conjunto de la organización. El SOC se convirtió en un una organización de tipo político, con un falso nacionalismo pequeño-burgués como bandera, que utiliza como justificación para rechazar la unidad con el resto de la Clase Obrera bajo la jurisdicción del Estado español (sindicalismo de clase).

Los derechos sociales y las condiciones de vida de los trabajadores del campo y del resto de trabajadores siguen empeorando día a día porque a la degradación y corrupción irreversible de los llamados “sindicatos” de Régimen se suma la incapacidad de unión y organización de los trabajadores del Estado español para defender sus intereses comunes. No existe actualmente una alternativa real de Sindicalismo de Clase que potencialmente organice y una a todos los trabajadores frente al aparato del Estado de la burguesía. La realidad sindical supuestamente alternativa está plagada de corporativismo, nacionalismo y una miríada de siglas de mas o menos pequeñas organizaciones cuya función es poco más que la de una asesoría jurídica.

Si los trabajadores no nos unimos y organizamos a nivel del Estado para dar la batalla al enemigo de clase y defender nuestros derechos comunes como trabajadores, seguiremos perdiendo derechos y nuestras condiciones de vida seguirán empeorando como lo han hecho hasta ahora.

De esto no solo serán culpables la burocracia corrupta de los “sindicatos” del Régimen. También serán responsables todos aquellos que por distintos motivos no saben o no quieren construir la unidad de los trabajadores. 

José Luis Gómez (CSU-Extremadura)

Leer más...

12 de junio de 2018

Con los trabajadores del Metal de la Bahía de Cádiz


La FSC en solidaridad con los trabajadores y las trabajadoras del Metal de la Bahía de Cádiz

La Federación Sindical de Clase, sindicato español afiliado a la Federación Sindical Mundial, se solidariza y llama a la Clase Obrera y a los sectores populares a solidarizase con los trabajadores y las trabajadoras del metal de Cádiz, manifestando su apoyo a su justa lucha y a la huelga general convocada para el día 13 de este mes por la Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz en  respuesta a las condiciones laborales a las que están siendo sometidos.

Hace escasas semanas esta precariedad se cobró la vida de dos trabajadores, es el momento de decir basta, para que no se repitan estos hechos que podrían haberse evitado con una adecuada integración de la actividad preventiva en todos los niveles de la actividad.

Aplaudimos la valentía de la CPM, de las organizaciones convocantes y de quienes apoyan la convocatoria, por llevar a la práctica y el cumplimiento los acuerdos tomados por la amplia mayoría de los trabaajdores del sector, en las diferentes asambleas convocadas tras el fatídico acontecimiento.

Repudiamos el papel del sindcialismo amarillo que se postula como defensor de los intereses de la explotación capitalista. 

Por todo ello, la Federación Sindical de Clase se suma a los apoyos que esta convocatoria está recabando y llama a la participación en esta jornada de lucha y reivindicación.

¡Mañana todo el Metal a la Huelga!  

A las 18:30 a la Manifestación desde Navantia Puerto Real

¡Con la patronal o con la Clase Obrera, no hay otra manera!

A 12 de junio de 2018                            

El Comité Federal Leer más...

29 de diciembre de 2017

Las trampas sobre el futuro de las pensiones



Llevan un cuarto de siglo anunciándonos la inevitable (supuesta) quiebra de las pensiones. Y ahora nos martillean con el agotamiento del fondo de la Seguridad Social. ¡ El Gobierno tiene que aprobar un préstamo especial para hacer frente a la paga extra de diciembre! Además, vienen los robots y ya no vamos a tener quienes coticen para pagar las pensiones futuras. Parece un panorama desolador que nos aboca inevitablemente a suscribir planes privados o a pasar del actual sistema de reparto a uno futuro de capitalización.
Pero nada de lo anterior es creíble. Es necesario desmontar la sucesión de engaños que pretenden vendernos año tras año. Estas son las principales trampas que hay que sortear:


1. El gasto creciente es progresivamente inasumible: Eurostat estima un gasto actual en España del 11,8% del PIB; un 15%, para 2050. ¿Cifras inasumibles? Resulta difícil creerlo cuando tenemos países con porcentajes actuales de ese nivel como Francia (14,9%), Italia (15,7%) o Finlandia (14,2%).  Las previsiones de la OCDE recientemente publicadas, basadas en datos ONU, son todavía menos preocupantes: el porcentaje temido para 2050 (fecha en torno a la cual se esperan los peores años para nuestro sistema de pensiones) es tan solo de 12’3% del PIB, cifra que ya hoy superan Austria, Francia, Grecia, Italia y Portugal. Y que igualarán o superarán nueve países europeos. Entre otros, muy cercana, la ejemplar Alemania.
Leer más...

17 de agosto de 2017

CC.OO. es hoy un sindicato amarillo







CCOO, Comisiones Obreras en España, es hoy un sindicato amarillo



Este artículo pretende dejar clara la realidad hoy del que fue un sindicato admirado por la clase obrera en todo el planeta. Para la FSM ya no es posible la recuperación de CCOO como sindicato de clase, y tampoco es recuperable ninguna de sus otras características que lo hicieron respetable en muchos países. Su transformación ha sido total e irreversible, por los intereses que se han creado en las personas de su burocracia dirigente.

Por ello firmamos este texto los tres dirigentes españoles de la UIS (Unión Internacional de Sindicatos) de PyJ (Pensionistas y Jubilados) de la FSM, Miguel Guerrero, José Mª Lucas y Quim Boix. Ver en ANEXO 1 algunos datos referentes a los autores.

Ahora explicaremos y aportaremos (verificables) los datos que nos llevan a esta triste conclusión, después de la gran transformación de un sindicato que era conocido como “sindicato comunista”. Hoy la parte más consciente y combativa de la clase obrera en el estado español ha abandonado a CCOO (a otros los han expulsado por ser coherentes luchadores y defensores de los derechos laborales frente a la explotación capitalista).

Para coger una posible “definición neutra” (aunque la neutralidad y la objetividad no existen), cogemos la de Wikipedia, que define así a un sindicato amarillo: 

<< Se conoce como sindicato amarillo o sindicato vertical a aquellos sindicatos que, siendo creados o controlados por los empleadores, responden a los intereses de éstos antes que a los de los trabajadores.1 También se ha aplicado a sindicatos reformistas que rechazan las acciones coactivas y contemporizan con el sistema político-económico en lugar de tener una actitud combativa.>>

Pues eso son hoy las CCOO, no lo crearon los empresarios (mejor palabra que “empleadores” que es la que usan en la OIT), pero sus dirigentes (después de Marcelino Camacho) lo han transformado en sindicato reformista. Evidentemente nos referimos a la globalidad o mayoría de los órganos decisorios del sindicato y por lo tanto a sus dirigentes y a las decisiones de los órganos de dirección, salvo, cada vez menos, excepciones que ya solo se dan a nivel de base y de empresa. 

Ver aquí el documento completo:






Leer más...

11 de julio de 2017

En defensa del futuro de las pensiones


Desde la Federación Sindical de Clase alertamos de los planes del Régimen, siguiendo las instrucciones de la Unión Europea, de ir reduciendo el poder adquisitivo de las pensiones y del endurecimiento de las condiciones para acceder a estas, una vez saqueado el Fondo de Reserva, para ir progresivamente privatizando el sistema de pensiones, forzando a los trabajadores a echarse en manos de los bancos mediante la adquisición de planes de pensiones privados. Más beneficios para los bancos, menos pensión para los trabajadores.

Solo la organización y la lucha de los trabajadores, tanto en activo como jubilados, pueden frustrar estos siniestros planes del Capital que pretenden ejecutar a través de sus gobiernos y la inestimable ayuda, una vez mas, de las estructuras "sindicales" burocráticas vendidas como son CC.OO. y UGT.

Apoyamos decididamente todas las luchas que estan llevando a cabo los pensionistas por sus derechos en nuestro país y hacemos un llamamiento a proseguir e incrementar esta lucha, tanto a los trabajadores pensionistas como, sobre todo, a los trabajadores en activo, cuyo acceso a la pensión de jubilación o de incapacidad se está dificultando de tal manera que está en peligro la existencia misma de este derecho social conquistado por los trabajadores durante décadas de lucha.

¡Unidos somos fuertes, Organizados, Invencibles!

Comunicado de Secretario de la UIS de Pensionistas y Jubilados de la FSM, compañero Quim Boix

Leer más...

18 de mayo de 2017

Nos roban el futuro de las pensiones





En la actualidad el Gobierno y la Patronal, desde su instrumento institucional; EL PACTO DE TOLEDO,  están claramente dedicados a acabar con el sistema de pensiones. Simplemente porque las operaciones financieras que ofrece el mundo de los planes de pensiones representan una expectativa de negocio para la banca y la gran patronal y porque los grandes patronos no están dispuestos a que el estado mantenga con impuestos, que les podrían afectar, las pensiones que teníamos en el Estado Español. Desgraciadamente para los trabajadores, en esto tienen intereses directos hasta los sindicatos institucionalizados CC.OO. y U.G.T., puesto que ellos forman parte de los consejos de administración y gestionan acciones de estas compañías.
         
 Por ello, en febrero de 2011, poco después de la huelga general del 29 de septiembre del 2010, CC.OO. y U.G.T. firman un acuerdo para alargar la edad de jubilación mínima a los 67 años, y ampliar progresivamente el cálculo de la base reguladora de la pensión de 15 años a 25 años. Todo ello significa una rebaja de las pensiones desde el año 2013 al 2022 muy considerable (en torno al 20%).
Leer más...